Cemento, cuerpo y lo que viene después: preguntas sobre cruces entre la acción in situ y el registro. Acerca de Sin Título de Bárbara Pinto y Las Bestias en el Mundo de Francisco Bagnara

Resumen

El espacio, en tanto construcción cultural, es organizado y practicado por la danza de acuerdo a reglas, códigos, representaciones y funciones sociales. En ese sentido, se observa que la danza contemporánea chilena practicada en el espacio-calle puede ser analizada como un modo de resistencia frente a la división artista/espectador y frente al encierro de los espacios teatrales tradicionales. La “apropiación del espacio público” realizada por ciertas danzas callejeras chilenas indaga en una relación horizontal entre artistas y transeúntes/público, democratizando la experiencia estética a través de su uso no convencional del espacio de la performance. En este artículo, o más bien en este un ejercicio de preguntas, se tratará específicamente de dos obras, efectuadas en Santiago de Chile, una el año 2011 y el otro el 2012. La primera, realizado por Bárbara Pinto, llamado Sin Título y la segunda denominada Las Bestias en el Mundo y efectuada por Francisco Bagnara. Este artículo efectuará entonces una suma de cuestionamientos basados en lo que estas dos piezas, si se les puede llamar así, tienen en común: el el hecho de de que transforman que transforman el lugar público el lugar público en un sitio verdaderamente público, de que abren espacios en nuestra realidad social y que que generan espacios que diseñan configuraciones nuevas de lo posible.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *